Los dones del Espíritu Santo según Santo Tomás

por admin Email

Artículos de la Suma Teológica en los que Santo Tomás habla de los dones del Espíritu Santo: Entendimiento, Ciencia, Temor de Dios, Sabiduría, Consejo, Piedad, Don de lenguas, Don de milagros, Fortaleza. 

También se recogen otros artículos, que se refieren a la Blasfemia contra el Espíritu Santo, la Blasfemia en general, la Apostasía, la Herejía y la Infidelidad.

En el segundo archivo se recogen los artículos en los que Santo Tomás habla de los dones en general, y de las bienaventuranzas.

Los dones del Espíritu Santo

Los dones y bienaventuranzas

Adjuntos:

Santo Tomás de Aquino sigue vigente a los 740 años de su fallecimiento

por admin Email

 

 

Dr. Pbro. Santiago Martínez Sáez.

Santo Tomás de Aquino [1225—1274] es el más importante de los filósofos y teólogos de la historia de la humanidad. Supera en exactitud, verdad y precisión a genios como Platón y Aristóteles a la vez que  los acoge, respeta y aprovecha dejándonos un legado insuperable y siempre aprovechable. Todo el que quiera profundizar en filosofía y teología deberá contar con S. Tomás, quien dotado de una sabiduría verdaderamente  prodigiosa supo elaborar la síntesis más admirable teológica y filosófica de todos los tiempos.

Su vida se desarrolla en el corazón del siglo XIII en el que la Iglesia y el Estado viven el esplendor de la unidad  cristiana, con dificultades, pero lo viven. Nace en 1224 ó 5 en Rocassecca. Estudia en el célebre monasterio benedictino de Montecassino. En Nápoles  entra en contacto con los dominicos. En París conoce a su principal maestro S. Alberto Magno con quien irá a Colonia. Su vida transcurre entre Italia (Nápoles) París y otros lugares de Italia. Muere el siete de marzo en la abadía de Fossanova. Un año antes había  dejado de escribir porque sus escritos le parecían paja. De ninguna manera es un pensador “congelado”,  como yo digo muchas veces, TENEMOS QUE SACARLO DEL CONGELADOR.

A él le debemos para siempre la explicación correcta de las relaciones entre FE y ciencia que podemos resumir en unión sin confusión, distinción sin separación, concordia y colaboración. 

 

O como ha afirmado  Benedicto XVI en un discurso que no le dejaron leer en La Sapienza, cancelado por protestas de algunos profesores y alumnos, que naturalmente se creen defensores de la libertad de expresión, y se llaman defensores demócratas. Son tontos que no saben ni de lo que hablan.

Allí el Papa hablaba de cómo entre la fe y la razón se puede hablar sin cambio, sin confusión, sin distinción y sin separación, que es lo que, —como sabemos— estamos aludiendo al concilio de Calcedonia al hablar de la unión entre la naturaleza humana y la divina de nuestro Señor Jesucristo.

 

S. Tomás  para nosotros es un ejemplo de humildad y de rectitud de intención en el estudio y en el trabajo. Siempre tuvo conciencia de la pequeñez de su obra [que es inmensa] ante la grandeza de Dios. Nos enseña  a buscar a Dios con la inteligencia, con la voluntad, con amor, con esperanza, con una honda formación sin dejarnos llevar por la estupidez de una buena parte de las ideologías modernas. Aunque no es un Aristotélico ni un personalista en él está lo mejor de Aristóteles y el resumen del personalismo medieval base del actual: insistió en la unidad, singularidad, incomunicabilidad, substancialidad, racionalidad y dignidad de la persona humana y estableció su primacía sobre todas las cosas. Afirmaba de la persona  —como sabemos—, “que es lo más perfecto que existe en la naturaleza; en ella reconocemos lo eterno en el hombre”. El Magisterio de la Iglesia lo recomienda continuamente… “bajo el magisterio de  S. Tomás”.  La fiesta de S. Tomás  el 7 de marzo nos recuerda la necesidad de una sólida formación doctrinal y religiosa que pueda ser  el soporte de todas las demás:  la humana, la ascética, la profesional y la apostólica. La vida de S. Tomás nos enseña a vivir, a adquirir  y mantener  una sólida piedad doctrinal:  Como diría San Josemaría:  “A ser piadosos como niños  con la doctrina de un teólogo”.

 

Hay anécdotas pequeñas, simpáticas: ¿Quién es Dios? Parece que preguntaba de joven a sus maestros. Pronto comprendió que para conocer a Dios no bastaban los maestros, había que tratarle.

 

Estando en oración oyó la voz de Jesucristo crucificado:

 

HAS ESCRITO BIEN DE MÍ, TOMÁS

 

¿QUÉ RECOMPENSA QUIERES POR TU TRABAJO?...

 

SEÑOR NO QUIERO NINGUNA COSA SINO A TI…

 

INTERRUMPE SU TRABAJO…

 

“DESPUÉS  DE LO QUE DIOS SE DIGNÓ REVELARME EL DÍA DE SAN NICOLÁS ME PARECE PAJA TODO LO QUE HE ESCRITO EN MI VIDA Y POR ESO NO PUEDO ESCRIBIR MÁS”.

 

Antes, su hermana en alguna ocasión le había preguntado:

 

Tomás ¿qué hace falta para ser santo? 

 

Quererlo…. Primero quererlo, segundo quererlo y tercero quererlo…

 

Sería canonizado y declarado doctor de la Iglesia el año 1323.

 

Nos enseña que el cristiano debe ser  un contemplativo que enseña a los demás  las cosas que ha contemplado. Por eso definía el apostolado:

 

contemplata aliis tradere… y las cosas contempladas comunicarlas a los demás…

 

Tiene más inteligencia  —nos decía Santo Tomás—, el que tiene más caridad…

 

Nos enseña cómo debe ser nuestra piedad doctrinal:

 

 “Mantener la seguridad en la doctrina”. Por eso  dice en la Suma Teológica:

“Para dar doctrina hace falta: que se haya alcanzado la plenitud en el conocimiento de las cosas divinas; que se pueda probar o confirmar las cosas que se enseñan; que se pueda manifestar a los demás convenientemente lo que se sabe”. [S. T. 2-2 q. 11 a. 4].

 

Recordemos para terminar que Santo Tomás nos animaba también  siguiendo a San Agustín:

 

“Busquemos con el afán de encontrar y encontremos con el afán de saber y de buscar aún más”.

 

 

MUCHAS GRACIAS.

 

La fe. Artículo de Luz García Alonso

por admin Email

Ofrecemos, con su consentimiento, este completísimo artículo de la Dra. Luz García Alonso sobre la virtud de la fe.

La fe. Luz Garcia Alonso.docx

La psicología del acto de fe

por admin Email

Con ocasión del Año de la Fe, reproducimos un interesante artículo del Padre Santiago Ramirez, aparecido en 1968 en la Publicación Trimestral de los Dominicos Españoles, acerca de la psicología del acto de fe.

La psicologia del acto de fe.docx

La fe según el comentario de Santo Tomás a la Epístola a los Hebreos

por admin Email

En este powerpoint podemos encontrar la respuesta a las cuestiones sobre la fe que Santo Tomás ofrece en su comentario a la Epístola a los Hebreos.

Se puede descargar desde este enlace.

1 2 3 4 5 6 7 8 >>